lunes, 13 de febrero de 2012

Precorrector de Bobbi Brown

¡Hola chicas!

Hacía ya unos días que os quería hablar sobre el precorrector de Bobbi Brown, ya que muchas de vosotras me lo pedistéis. De entrada os diré que yo conocí este producto leyendo en otros blogs, y tras verlo aplicado me lancé a la aventura de camuflar mis ojeras, ya que con un simple corrector no había manera de que mi ojera se tapara, siempre quedaba grisácea.



Como ya sabéis, Bobbi Brown distingue entre precorrector (correcteur) y corrector (concelear). El precorrector es el primer paso para camuflar nuestras ojeras. La elección del tono que necesitemos dependerá de nuestro tono de ojera. Así diferenciaremos entre dos gamas: Bisque, para ojeras más marrones; y Peach, para ojeras violáceas. Aplicando estos precorrectores lo que conseguimos es neutralizar el tono, asemejándolo más al tono real de la piel. De esta forma, en el siguiente paso, el del corrector, lograremos corregir e iluminar.

Tono Bisque


Dentro de cada gama de colores, encontramos diferentes tonos (porcelain, light, medium, dark...) que se adaptan a todas las pieles. Es muy importante encontrar nuestro tono ideal, ni demasiado claro ni muy oscuro. Así que un consejo que os doy, es que los probéis en el stand sobre la ojera. 


El precorrector se presenta en un envase negro pequeñito con un espejito en el interior. Es de plástico y pesa muy poquito, ocupando poco espacio. Contiene 1,4 gramos y cuesta 27€.


Tiene una textura muy cremosa, y con poca cantidad que cojamos tenemos suficiente para cubrir y difuminarla en la ojera. Más vale ir cogiendo de poco en poco, que no pasarnos y tener un pegote en la ojera. Es importante que quede camuflado pero también difuminado. 

En Bobbi Brown me recomendaron que lo aplicase con una brocha plana, pero a mí no me acaba de gustar el resultado con este tipo y utilizo una brocha de difuminar. Con ella, aplico menos producto y lo difumino mejor. Pero ya sabéis, que cada una tiene sus maneras de maquillarse y sus preferencias para el manejo de unas u otras brochas y/o pinceles.


A mí sin duda el precorrector me gusta bastante, ya que me consigue camuflar las ojeras y eso ya es mucho, porque después de mucho tiempo intentando taparlas y con el resultado de ojeras grises, esto fue mi panacea. Aunque si es cierto, que el precio es elevado para el poco producto que lleva el estuche. Existen opciones más baratas en otras marcas, aunque yo no conozco demasiado. Lo que os aconsejo es que deis con uno de ellos si tenéis problemas, ¡ya veréis como cambia la cosa!



Y vosotras, ¿usáis precorrector? ¿Qué marca utilizáis?


domingo, 5 de febrero de 2012

Maybelline Pestañas Postizas BLACK DRAMA

¡Hola chicas!


Hoy os quiero enseñar la máscara de pestañas que he utilizado los últimos meses y que me tiene enamorada, se trata de la MAYBELLINE PESTAÑAS POSTIZAS BLACK DRAMA. 

Últimamente parece que esté aliada con Maybelline, porque siempre os hablo maravillas de sus máscaras, pero tras años siendo reticente a probar máscaras de pestañas low-cost, tras usarlas y conseguir buenos resultados con ellas, me veo en la obligación de hablaros bien de ellas por si hay alguna como yo hace unos meses. No son máscaras perfectas, pero por el precio que tienen están muy logradas.



La Black Drama se presenta en un envase de plástico fucsia con las letras negras. Como detalle, un dibujo de una blonda enmarca el tapón, haciendo un símil a la alta costura, y no es de extrañar ya que se consiguen resultados muy glamourosos y sensuales.




El cepillo es ligeramente curvado en forma de cuchara como bien dicen en su web y flexible para poder llegar a todas y cada una de las pestañas. A mí personalmente me gusta, además de llegar a todas las pestañas logra darles algo de curvatura, eso sí con maña y paciencia como con cualquier otra máscara.


La fórmula de la máscara contiene pro-queratina y fibra, cosa que hace se adhiera mejor, dando un gran volumen, densidad y longitud. ¿Qué os puedo decir yo? Una imagen vale más que mil palabras.



Con esta máscara logro unas pestañas de infarto, me las alarga, les da volumen, las curva y encima les da densidad; con lo cual se logra un efecto pestañas postizas muy bien conseguido. ¿Pegas? Con una capa quedan muy bien, pero cuando vas por la segunda se debe trabajar bien para que no queden grumos y estropee el maquillaje. Aun pasando un cepillito, quedan algunos grumitos en las puntas, que si bien no miramos con lupa ni se aprecian. (No puede ser la máscara perfecta pero se le parece)


Debido a su fórmula densa para lograr los increíbles resultados, cuesta un poco de desmaquillar. No es waterproof pero requeriréis de un desmaquillante bifásico para retirarla. Digamos, que si con cualquier máscara de una pasadita la quitáis, con esta es mejor ablandarla con el algodón y retirarla. ¡Pero todo no podía ser bueno, ser la diosa de las pestañas también tiene su parte menos buena!


El precio de esta maravilla varía según el establecimiento que la compréis, asimismo la podéis encontrar sobre los 8-10€.



Nota: 8/10


¿Habéis sucumbido a las máscaras low-cost de Maybelline? ¿Os han gustado?

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...